5 errores al comprar atrezo para fotografía de producto

06 / 07 / 2019

Al comenzar a hacer fotografía de producto tuve que empezar a invertir parte del presupuesto de las sesiones en la compra de accesorios, atrezo o props.

Lo primero que tuve que hacer es aprender dónde comprar mi atrezo. Podéis consultar una entrada anterior del blog donde os cuento dónde he ido comprándolo en Murcia, aunque casi todas las tiendas que menciono están en toda España,  y por qué es importante para mí dedicarle un tiempo de búsqueda. Después de varias sesiones y ya con una cantidad de piezas considerable me he dado cuenta de errores que he cometido al comprar alguna de ellas.

En esta entrada de blog me gustaría comentar estos errores y ayudaros con ellos a ahorrar dinero y tiempo para vuestras fotografías creativas y de producto.

1. Comprar atrezo que me gusta sin planificar

En un curso online de fotografía de producto y para redes sociales aconsejaban estar al acecho de accesorios bonitos y originales durante tus paseos por la ciudad o durante tus viajes por vacaciones. Este consejo puede funcionar muy bien si llevas años haciendo fotos de producto a marcas con las que vas a seguir trabajando, sabes sus necesidades, sus estilos, sus gamas de colores… sabes lo que va a funcionar como atrezo y lo que no. Quizá este no es tu caso, ¿estás empezando a crear contenido a clientes pequeños o clientes que no son fijos? ¡entonces mejor no lo hagas! Estarás invirtiendo dinero en accesorios que no sabrás si finalmente podrás usar o no. Por esto, te aconsejo que si llevas poquito tiempo en la fotografía de producto planificar tus compras va a ser el mejor ahorro de tiempo y de dinero que vas a poder hacer.

2. Ahorrar dinero comprando sets

Parece que te ha tocado la lotería cuando llegas a una tienda y encuentras un plato monísimo, con una taza, un bol y una jarra a juego. Ya no te tienes que calentar la cabeza dando paseos por tiendas un par de horas más porque ya tienes todo lo que necesitas, al ser del mismo set todo te combina de maravilla y, además, te sale mucho más barato que comprando las piezas por separado. ¡Error! Si lo haces porque las piezas de esta manera te salen más económicas, posiblemente te estés equivocando. Es muy raro hacer una fotografía con el set completo en ella, la fotografía será monótona y poco atractiva visualmente. Además, es posible que alguna de las piezas, si tu intención era emplearlas por separado, no las uses nunca. Al final no estarás ahorrando dinero al comprar el set, te estás gastando más y acumularas material inservible en tus estanterías.

3. Todo el atrezo del mismo tamaño

Es fácil enamorarse de un tipo de accesorio en concreto y es muy posible que lo termines comprando en un montón de colores, patrones y estilos. En mi caso, no me puedo resistir a los cuencos. Sirven para un montón de cosas en fotografía gastronómica; puedes poner el plato final, aliños, especias, toppings, etc. Además, puedes usar varios en la misma fotografía, pero ¡ojo! varía los tamaños, cada alimento te pide un tamaño de recipiente diferente. Cuando vayas a comprar ten esto en cuenta, no compres solo atrezo bonito, compra diferentes tamaños.

Fotografía de producto Crema de Calabaza

4. Mejor siempre pequeño que grande

Es importante intentar darle una escala similar al producto y al resto de accesorios que lo van a acompañar. Un ejemplo muy visual es el de un plato medio vacío, esto sucede mucho en fotografía gastronómica. Por error compramos atrezo (platos, cuencos, cubiertos) de un tamaño concreto y el día de la sesión nos damos cuenta de que el producto se ve pequeño o que no termina de rellenar el recipiente que debe contenerlo. Por este motivo, si tienes dudas entre un tamaño u otro, normalmente el de menor tamaño funcionará mejor en la mayoría de los casos.

5. Atrezo barato

Por falta de organización he terminado comprando atrezo muy económico pero con uno o cero usos para mis sesiones de fotos de producto. Hay veces que un viaje a un supermercado con sección de vajilla te puede salvar una fotografía, pero posiblemente, como ha sido mi caso, esa pieza no la vuelvas a usar. Son normalmente piezas poco originales, con poca estética fotográfica y muy fáciles de encontrar en cualquier cocina. 

…………COMPARTE ESTE POST
2019-07-06T20:19:08+02:0006/07/2019|0 Comments

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando aceptas nuestra Poítica de Cookies. ¡Vale!