Lo que aprendí en el #rollingworkshoptour con Álvaro Sanz

04 / 06 / 2019
retrato alvaro sanz

Conocí a Álvaro Sanz en su trabajo “Monte Perdido”. Como fan de Carlos Sadness, no me perdí ese documental. Por favor, si no lo habéis visto aún hacedlo. Gracias a ese documental también conocí el trabajo de Mònica Bedmar, compañera de vida de Álvaro. Los dos transmitían en sus trabajos algo salvaje y puro. No me equivocaba.

Hace un par de semanas vi en una historia de instagram “Álvaro Sanz viene a Murcia”. Automáticamente me puse a investigar y descubrí el Rolling Workshop Tour. Álvaro, junto a Olympus y Mercedes, iba a desplazarse allí donde alguien quisiera aprender fotografía. Cuando yo comencé a informarme sobre el evento las ciudades ya se habían elegido por votación popular y Murcia iba a ser una parada de este taller de fotografía nómada.

El taller iba a tener una duración de cuatro horas y media, totalmente gratuito (gracias a Olympus) y el lugar concreto se anunciaría con unas horas de antelación. El día de antes por el grupo de whatsapp, que se creó para la gestión del taller, se iban sumando, además de participantes, bizcochos, empanadas y bebidas. El evento prometía y la merendola también.

A una hora de comenzar el taller, GPS en mano y arrancando el coche dirección Fuente Caputa (Mula). No fuimos los primeros en llegar, por lo que fue fácil localizar el “parking” del resto de compañeros. Enseguida localizamos también la furgo de Álvaro y allí nos fuimos a buscar un sitio a la sombra de unos pinos con el resto del grupo.

taller de foto

El taller comenzó con la historia de Álvaro, cómo él había llegado a donde estaba en ese momento comenzando con su yo de 12 años. Podría explicaros sus inicios diseñando carteles, el por qué de estudiar diseño gráfico y terminar con un videoclip en su trabajo final de carrera, el por qué del documental que nunca salió publicado pero el que posiblemente más le ha cambiado la vida, el cómo de Horizonte Norte, el cómo de “Monte Perdido”, y una larga lista de experiencias. Pero creo que Álvaro nos contó esto para que entendiéramos su consejo; “no lo hagas esperando que otra cosa llegue después y no esperes”. Esta frase que anoté en mi libreta, este consejo de él hacia nosotros y esta actitud frente a lo profesional y, probablemente frente a la vida, le ha convertido en el fotógrafo y videógrafo que es.

alvaro sanz

Después de la debida merendola llegó el turno de nuestras preguntas. Álvaro estuvo abierto a cualquier tipo de duda fotográfica que pudiéramos tener y dedicamos el resto del tiempo del taller a ir resolviéndolas. Me quedé con un par de apuntes; “enseña al mundo el trabajo que quieres hacer y si puedes solo haz ese trabajo”, porque no solo un portfolio sin filtros puede atraer a clientes que no nos gusten, sino que un mal cliente atrae a otro mal cliente. “Si quieren que tu hagas las fotos es porque les gusta tu trabajo” hay veces que nos contactan clientes y nos piden fotografías que no tienen coherencia con el trabajo que nosotros hacemos, si te quieren como fotógrafo tienen que aceptar que te lleves los proyectos hacia lo que tú entiendes como tu estilo.

Aún quedan cuatro ciudades, cuatro talleres nómadas, no dudéis en participar si tenéis la oportunidad. Y cierro el post dando las gracias a Álvaro por compartir sus experiencias con cualquiera que esté dispuesto a escuchar y espero poder repetir como alumna, ¡gracias!

…………COMPARTE ESTE POST
2019-06-04T11:32:50+02:0004/06/2019|1 Comment

Un comentario

  1. Maria 04/06/2019 at 2:31 pm - Reply

    Una tarde estupenda transcurrida entre gente apasionada de la fotografía, de la creatividad, del buen rollo, que sabe disfrutar de ratos únicos que se quedan cortos porque te quedarías hasta al día siguiente, o más… Un placer compartir esta experiencia. Saludos y hasta la próxima.

    Maria.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando aceptas nuestra Poítica de Cookies. ¡Vale!